Cuadros de Budas
El ser humano siempre ha buscado imágenes o referentes para guiar su vida por un camino que otra persona haya marcado e inclusive por naturaleza siempre se aferra a la idea o pensamiento de algo superior, que por lo general es un ser con vida e inteligencia propia, al cual se le puede dar el carácter de deidad o no, pero que se encuentra en un ...
El ser humano siempre ha buscado imágenes o referentes para guiar su vida por un camino que otra persona haya marcado e inclusive por naturaleza siempre se aferra a la idea o pensamiento de algo superior, que por lo general es un ser con vida e inteligencia propia, al cual se le puede dar el carácter de deidad o no, pero que se encuentra en un plano superior al nuestro y que hace las labores como modelo de vida o juez. No fue distinto con el caso de Buda Gautama o el llamado en vida terrenal Sidarta Gautama. A continuación te daremos un tour por todas las etapas de la vida y obra de este personaje que hoy día es tan reconocido tanto en el mundo oriental como en el occidental por sus aportes a la humanidad. Sidarta Gauama, o Buda, nació en la India situada en una ciudad amurallada del reino de Sakya la que era una región meridional del Himalaya alrededor de unos 558 años antes de la aparición física de Jesucristo aquí en la tierra. La historia ha señalado que el lugar específico en el que esta personalidad espiritual nació fue en los jardines de Lumbini, cuando su madre iba visitar a su familia que además era real. Así como lo lees; Buda era un príncipe, a diferencia de muchas otras deidades que eran de una clase baja o salían del bulgo popular. Se dice que la reina Maya, mamá de Buda, murió a los siete días de haber dado a luz a Sidarta, y el recién nacido fue criado por su tía materna Mahaprajapati. Desde muy pequeño Buda tuvo muchísimas e invaluables riquezas físicas, como lo son tres palacios los cuales eran utilizados para el verano, el invierno y otro para la época lluviosa del año, en donde además cientos de empleados, bailarinas, doncellas, músicos, entre otro tipo de personas convivían, para hacer su estadía en ellos mucho más placentera desde un punto de vista humano o físico. Sin embargo, en el mundo se le conoció por otro tipo de riqueza que más adelante te presentaremos. Desde que era niño los historiadores señalan que Buda era una persona muy educada, y delicada, con unos modales casi perfectos para el nivel que tenía. Además era considerado un niño prodigio para la época por su facilidad de aprendizaje, sobre todo en el área de matemáticas y letras. Asimismo fue entrenado en toda una serie de artes marciales y muchos conocimientos extra académicos, debido a que era aspirante a ser rey y por ende debía tener una formación lo más integral posible para desempeñar algún día ese cargo. Aproximadamente a los 16 años Buda adquirió nupcias con una de sus familiares. Se trata de su prima, llamada Yasohdara, quien de acuerdo a muchas leyendas de aquella zona ésta quedo impresionada y mu encantada con Sidarta o Buda cuando lo vio luchando en armas con una cantidad de rivales bastante superior en número. Como resultado de esta unión nació Rahula, el hijo de Buda y su prima que además sería un príncipe y luego en uno de sus principales discípulos y continuador de su dinastía y de su legado acá en la tierra.  A pesar de toda su riqueza, palacios y realeza, Buda decidió renunciar a todos esos derechos para dedicarse de lleno y con mayor espiritualidad a la vida religiosa, vida que luego adoptaría su hijo. Toda esta inquietud comenzó en unas épocas en la que el príncipe Sidarta realizaba unas salidas de su castillo. En la primera de ellas, salió por la puerta que daba al oriente y se encontró a un anciano o persona de la tercera edad. En la segunda, vio a un enfermo por la puerta meridional; cuando le tocaba la puerta occidental se encontró con un cadáver y por último, en la puerta septentrional, tuvo un encuentro con un religioso. Es de allí donde se inspiró y notó el sufrimiento que según su doctrina es inherente a la vida humana, estos son la vejez, la muerte y la enfermedad. Estos fueron llamados los cuatro encuentros, porque luego servirían como fundamento para muchas de sus enseñanzas. A partir de ellos Buda huyó del castillo donde se había formado, dejando atrás todos sus derechos y su familia para dedicarse a la vida religiosa.  Específicamente a los 29 años Buda huyó de su hogar. Las leyendas dicen que con su caballo, hacia la zona de Magadha, el cual era un estado que estaba en pleno crecimiento en el sur de la India. Se cortó el cabello, se quitó sus joyas y adornos y se los dio a un criado que lo acompañaba, para que cuando volviera al palacio se los entregara a su familia junto con un mensaje de que no regresaría a su hogar hasta que alcanzara la iluminación, estando en las calles y entregado a la vida religiosa; meta que efectivamente alcanzó con el transcurrir del tiempo. El recorrió muchísimos caminos como religioso medicante, lo cual era una práctica común para la época y característica de aquella zona de la India en donde cientos de hombres maduros y amantes de la filosofía y la espiritualidad la llevaban a cabo, lo inusual en Buda o Sidarta era la juventud. También practicaba la meditación y el ascetismo, prácticas con las cuales captó la atención del Rey de Bimbisara, el cual se le acercó en una oportunidad y le ofreció todas las riquezas que quisiera sólo si tomaba el mando de una de sus tropas de más alta élite, oferta que fue rechazada por Buda por continuar con su misma misión de alcanzar la iluminación. El rey quedó muy sorprendido por esta reacción, y en lugar de hacer nuevamente su propuesta, éste entendió de manera muy armoniosa y por el contrario le suplicó a Buda que una vez que alcanzara el estado de iluminación, fuera él el primero en conocer o saber la verdad que había alcanzado. Alara Kalama y Uddaka Ramaputa eran los mentores que Buda seguía en la búsqueda por la iluminación. El primero de ellos se encontraba en una fase que para ellos era llamada la fase en la que nada existe, estado que Sidarta alcanzó muy rápidamente y se vio en la necesidad de profundizar rápidamente su enseñanza y crecimiento espiritual, para liberar o aminorar en cierto grado el sufrimiento que estaba padeciendo la humanidad. Es por esto que Buda migró a Sena, en donde realizó prácticas como el control de la mente, la suspensión de la respiración, el ayuno total y toda una serie de actividades que eran muy hostiles para el cuerpo desde un punto de vista físico y humano. Allí estuvo unos cuantos años en los que en ocasiones quienes lo rodeaban pensaban que había muerto. Sin embargo no alcanzó su objetivo allí y decidió irse. Al salir de allí Buda se bañó en las aguas de un río llamado Nairanjana, con la intención de limpiar todo lo negativo y todas las impurezas que se le habían impregnado a su ser en aquellas prácticas que no lo llevaron a nada y luego débil y hasta casi moribundo fue atendido por una joven que por allí pasaba, quien le dio alimentos y le devolvió la fortaleza física suficiente para migrar hasta la ciudad de Gaya, donde poco tiempo después alcanzaría su objetivo. En ese lugar Buda pasaba largas horas de meditación junto a un árbol que hoy día es llamado el árbol de la iluminación. De acuerdo a las leyendas locales, un día Buda dijo que entraría en un estado de meditación y no saldría de él hasta alcanzar la iluminación, dentro y al pie del árbol de higuera. Se dice que un Dios que sintió la fuerza de su convicción y que sabía que estaba cerca de alcanzarla, se sintió amenazado y le envió muchas tentaciones que lo distrajeran como lo fueron unas odaliscas que agitaron ante la cabeza de Sidarta sus vientres, pero cuando éste las miró, se convirtieron en torpes ancianas que tenían una apariencia muy repugnante. No obstante, esa misma noche alcanzó la iluminación. Se dice que una luz se posó sobre él y que le mostró todas las causas y efecto que existen en la vida, mostrándole el camino para alcanzar la salvación y la gloria. En el primer avistamiento se le mostró el conocimiento de las vidas anteriores, en el segundo, se le concedió un tercer ojo o una visión divina y luego cuando el alba apareció, se penetró en el saber omnisciente y el entero sistema de los diez mil mundos, en resumidas cuentas quedó iluminado. Como resultado de este estado, el había comprendido que los sufrimientos humanos están estrechamente vinculados a la naturaleza de la existencia, al nacer, y formar parte de este mundo terrenal. Además descubrió que para escapar de las reencarnaciones era necesario superar la ignorancia y prescindir de pasiones y deseos que comprometían el alma y el espíritu. La caridad o amor, era una forma de desear y contribuir con la salvación de todos los hombres y la de uno mismo. A partir de allí, numerosas fueron las predicaciones que este personaje realizó por todas las calles de la India, impartiendo el conocimiento universal que se le había otorgado. Asimismo capacitó a un grupo de personas que se convirtieron en sus discípulos y lo ayudaron a difundir de mejor manera todo el saber de esta vida y de la salvación. Es por esto que nace el Budismo, como filosofía de vida para alcanzar la iluminación personal y la salvación de manera individual y colectiva, sin embargo es importante aclarar que el Budismo desde su nacimiento hasta la actualidad con todo y sus escuelas, no es una religión y Buda o Sidarta o es una deidad. EL personaje es considerado una persona digna de admiración ante quien se erigieron templos tan sólo para meditar y difundir sus enseñanzas que son consideradas una doctrina o filosofía de vida mas no una religión.  Hasta la actualidad continúa este movimiento y a partir de él muchas escuelas modernas han surgido, tal como es el caso de Zen, una escuela basada en el budismo y que es la que se ha extendido en mayor medida a la cultura occidental. Si deseas saber mucho más de la historia de Buda, te invitamos a comprar cada uno de los cuadros de esta selección que se ha realizado para ti y para que conozcas y disfrutes un poco más todo lo que Buda y sus enseñanzas tienen para transmitir.
Más

Cuadros de Budas

  • cuadrícula
  • lista
45,00 € 93,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-5043
Disponibilidad: Entrega en 5-7 dias

El fundador del budismo vino directo desde la India para invitarte a que formes parte de esta corriente filosófica y religiosa no teísta desde la comodidad de tu hogar. Hoy es posible con este cuadro moderno decorativo de Sidarta Gautama, Sakiamuni o mejor conocido como Buda.

38,00 € 101,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-5521
Disponibilidad: Entrega en 24-48 horas

El Zen y Buda son dos figuras que van de la mano puesto que fue el mismo personaje, quien creó el budismo para luego dar paso a la que hoy se conoce como la filosofía Zen. Es por esto que decidimos incorporar ambos factores elementales en el budismo y convertirlo en una serie de cuadros que hoy están a tu disposición.

39,00 € 107,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-1041
Disponibilidad: Entrega en 5-7 dias

Si eres de las personas que espera que luego de la muerte su alma pueda trascender a un lugar superior en el que se encontró toda su vida terrenal, la propuesta que te presentamos a continuación es para ti de la mano del padre y modelo de la iluminación, Buda. Es momento de que compres uno de los cuadros decorativos de  este personaje histórico.

40,00 € 85,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-4157
Disponibilidad: Entrega en 24-48 horas

Si estas aburrido o cansado del sufrimiento o quizás del camino que has elegido para tu vida, Buda tiene otra alternativa para presentarte y darte un giro de 360 grados. Comienza ese cambio con una imagen de quien cambiará tu vida para siempre. Compra uno de los cuadros de Buda Dorado que tenemos para ti.

45,00 € 93,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-5157
Disponibilidad: Entrega en 5-7 dias

Sidarta gautama es la clave de la iluminación y la trascendencia física y espiritual. Por tal razón no puedes dejar de comprar uno de los cuadros con su imagen tal y como fue para tener esta guía y referencia al alcance de tus manos con ayuda de una buena obra de arte.

34,00 € 78,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-6410
Disponibilidad: Entrega en 24-48 horas

Sidarta Gautama es un hombre de muchas enseñanzas y espiritualidad, valores que hoy le hacen falta a cualquier persona. Con ayuda de uno de estos cuadros de Buda podrás aprender y vivir mucho más a profundidad estos dos aspectos esenciales en la vida de muchos. Compra uno ya mismo y disfruta este nuevo estilo de vida.

38,00 € 101,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-5502
Disponibilidad: Entrega en 24-48 horas

40,00 € 85,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-4041
Disponibilidad: Entrega en 24-48 horas

45,00 € 93,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-5041
Disponibilidad: Entrega en 24-48 horas

36,00 € 98,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-6157
Disponibilidad: Entrega en 24-48 horas

49,00 € 110,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-6306
Disponibilidad: Entrega en 24-48 horas

45,00 € 93,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-5123
Disponibilidad: Entrega en 24-48 horas

Si quieres darle mucho más valor a tu hogar no existe una mejor manera que adornarlo con oro verde. Se trata del bambú, una planta mundialmente conocida y preferida por muchos por su diversidad de funciones y propiedades. Por eso y más compra este cuadro de palos de bambú y auméntale el valor a tu hogar.

29,00 € 68,00 €
¡Precio rebajado!
Código Del Artículo: 1020-6602
Disponibilidad: Entrega en 24-48 horas

La relajación es la traducción que puede hacerse de la palabra Zen que a partir de hoy con ayuda de piedras que se encuentran naturalmente pero que poseen un significado sobrenatural, acogerán un nuevo significado mucho más especial en tu vida y todo eso sólo si compras uno de los cuadros de piedras zen que ponemos a tu alcance.

Desplázate