¡Precio rebajado!
Cuadros Mujeres Africanas 70 x 160 cm Ver más grande

Cuadros Mujeres Africanas 70 x 160 cm

37,00 € iva incl. 89,00 € iva incl. -58.4269%

Nuevo producto

1020-6518

Entrega en 24-48 horas

Las mujeres son el símbolo de la fortaleza y la fertilidad que tan necesarias son para la vida cotidiana, en especial en estos tiempo difíciles de hoy. Hazles homenaje a estas figuras en la institución de la mujer con la compra de un cuadro de mujer que además es africana, vale decir lo que era, lo que es y lo que será una persona del sexo femenino.

Más detalles

Elija la cantidad:

Tamaño70 x 160 cm
Cantidad de Piezas4 Lienzos
Colores Marrón - Verde - Amarillo - Naranja
Grosor Bastidor2 cm

África es un continente de muy vieja data, que además es la madre de las culturas de todos los países que forman parte del mundo y es allí donde se considera que la raza humana inició y se propagó por el resto del planeta. Es por tal razón que es una cultura muy respetada y exaltada por el resto de las naciones que forjaron su idiosincrasia partiendo de cientos de manifestaciones folklóricas y culturales provenientes de este antiguo continente.

La explicación científica e histórica a este fenómeno social es el hecho de que los africanos anteriormente eran considerados mano de obra muy económica o esclava, puesto que habían desarrollado toda una serie de técnicas que facilitaban todo tipo de manufactura o trabajo manual que pudiera existir.

Pese a ello, sus condiciones físicas eran muy superiores, de manera que podían estar expuestos a ambientes hostiles largas jornadas y sufrir el menor de los impactos negativos frente a estas adversidades, porque su genética es de mucha fortaleza.

Asimismo son personas muy nobles y honestas que siempre intentan dar lo mejor de si y se exigen de tal manera que todo resulta de la mejor manera posible, superando cualquier expectativa que inicialmente se haya planteado.

Si a estas cualidades de oro se le suman todas las bondades que tiene implícitas una mujer pues la variable adquiere un porcentaje mucho mayor de validez y de distinción. Se trataría de la bondad, el poder, la decisión y toda la precisión maximizada por el sacrificio, la capacidad de aguante y sobre todo el perfeccionamiento constante de cada actividad que se realice.

Una mujer además simboliza la fertilidad, el amor de madre y la mansedumbre que se debe tender en situaciones difíciles. Es ese pilar firme en medio de tormentas o situaciones agraviantes que pueden tener lugar, y es ese pétalo de rosa que acaricia cada momento hermoso con sutileza, dulzura y sobre todo mucha delicadeza. Es fuerza entera y amor completo, es día y noche, es calma y es tempestad.

Sumado a esto la mujer representa la sabiduría en todas sus manifestaciones pero sobre todo a la hora de discernir y tomar las mejores decisiones que verdaderamente garanticen un buen futuro conforme a lo esperado y a lo planeado por las personas. Las mujeres son el centro de todo lo que implique coquetería, galanería y picardía. Con una mirada son capaces de conquistar una nación o de poner al mundo a sus pies, tan sólo por tener un balance perfecto entre sabiduría y picardía que logra persuadir hasta a la persona más fría e insensible que en este mundo pueda existir.

Las mujeres también son versatilidad, mundialmente son conocidas por su capacidad para hacer mil cosas a la vez y ser sobresaliente en cada una de ellas, así como protectora de todo aquello que ama o que tiene un significado especial para su vida, sin olvidar esa cualidad emprendedora que es innata, que la lleva a intentar planes aún y con todas las adversidades, luchar y perseverar por cada uno de ellos hasta llegar a la meta final de manera victoriosa.

Las enseñanzas generalmente vienen dadas por las personas de sexo femenino, quienes se encargan del hogar, y tienen contacto más directo con la formación de sus hijos, razón por la cual se puede afirmar con total seriedad que las mujeres son formadoras y forjadoras de conducta y como resultado de familia que se traducen en la sociedad ya que la familia es la base de esta.

También a lo largo de la historia se han asemejado o establecido símiles entre las mujeres y la naturaleza, ya que la misma es fértil y se reproduce, genera vida y oxígeno, así como con las naciones o los países, que dan a luz a todos los ciudadanos que sienten la misma pasión por su tierra como si la estuviesen sintiendo por su madre e inclusive se ha llegado a asemejar a la mujer, que además es madre con el amor de Dios, ya que es un amor puro, penamente desinteresado e incondicional. Y es que en la misma biblia se establece que le amor de Dios es ilimitado y que el único amor terrenal que pudiera acercársele en calidad y cantidad es aquel que siente la madre por un hijo.

A lo largo de la historia han existido mujeres muy importantes que han marcado pauta y que sin lugar a dudas han dejado un legado en la tierra que perdurará para siempre hasta que el tiempo se acabe. Modelos de féminas que han sabido ser ejemplo y equilibrar el saber, el hogar, el amor, la fortaleza e inclusive el coraje y valentía para lograr todas las metas que se plantearon algún día y que con ello han inspirado a millones de personas en el mundo, sin distinción de raza, sexo, color o edad.

Así se encuentra el caso de María, la madre de Jesús, que siendo virgen aceptó la voluntad de Dios para salir embarazada, aún sabiendo que podía ser apedreada porque para la época era un crimen grave esa situación. Por tal motivo su legado fue tan enorme, que hoy por hoy es un modelo de fe, de amor e inclusive de entrega, porque le entregó su vida a su hijo, Jesús, sabiendo que este la iba a dejar en esta tierra, porque vino destinado a morir para perdonarle los pecados a toda la humanidad.

Por tal razón se convirtió en la madre de la humanidad y en una mujer ejemplo que desde la creación del mundo había sido pensada y que ahora había alcanzado su plenitud gracias a la obra de Dios.

Lady Diana, es otra de las mujeres que con su encanto pero con su inteligencia y fortaleza logró cautivar el corazón del mundo. Formaba parte de la realeza inglesa, pero no dejaba de lado su humildad y sobre todo su distinción como mujer. Su carisma se desbordó hasta sus últimos días y todos sus logros sobre todo en materia social continúan siendo exaltados hasta los días de hoy.

Cleopatra, por su parte fue la primera mujer que se constituyó como gran emperadora de una región y no de cualquiera, de una de las más importantes en la historia universal la cual fue Egipto, un gran imperio que dominó casi toda la extensión territorial del planeta en el pasado y todo gobernado por la inteligencia, astucia y carisma de una fémina que conquistaba a quien fuera con tan sólo una mirada.

Otra de las mujeres eminencias de la historia fue Juana de Arco, que además fue canonizada, es decir, se le otorgó la condición de santa. Es una mujer que luchó en la guerra como si fuera un hombre, haciéndose pasar por uno, para alcanzar la libertad de Francia. Era defensora de los desvalidos, luchaba por la igualdad de la mujer y tenía visiones divinas, por lo que fue considerada bruja y quemada en la hoguera; destino que enfrentó con la total valentía y gallardía y con ello fue un ejemplo de fortaleza para todas las mujeres que de alguna u otra manera tenían convicciones personales que eran contrarias a lo que la sociedad imponía, para que éstas las defendieran incluso con la muerte, sin perder ni un gramo de dignidad de su cuerpo.

Así también se encuentra el caso de cientos de mujeres que a medida que ha pasado el tiempo se han hecho espacio en todos los ámbitos tanto de la vida cotidiana como de la vida pública o en cualquier espacio.

Es así como podemos encontrar mujeres como jefas de estado, como senadoras, embajadoras y desempeñando altos cargos políticos de manera sobresaliente por esa misma dedicación, inteligencia y astucia que es innata en los seres de sexo femenino.

También en el ámbito laboral, gracias a esfuerzo de centenares de mujeres poco a poco se le fueron reconociendo derechos y por supuesto deberes a las entidades femeninas, de modo que hoy día se puede afirmar con total certeza y orgullo que la mujer es un ser participativo social y políticamente que forma parte, tiene derecho a voz, voto y disposición de todos los asuntos que le conciernen tanto a ella como a sus allegados o núcleo familiar.

Desde el punto de vista artístico también se le abrieron las puertas a todas las mujeres que de alguna u otra manera tuvieron represiones a la hora de expresar su arte por el hecho de ser consideradas indignas. Dentro de este grupo podemos encontrar el caso tan particular de Frida Kahlo, quien en medio de una cultura machista y represiva de las mujeres, supo imponer con ímpetu todos sus intereses así como su talento, de modo que sobresalió en el resto del mundo con sus pinturas, e incluso tuvo la osadía de crear nuevos estilos y líneas artísticas que hasta la actualidad tienen vigencia plena y son de la preferencia de muchas personas.

En el ámbito religioso también se le reconocieron muchos derechos y se les concedieron espacios a las mujeres en el transcurso del tiempo, puesto que anteriormente ni se les permitía el acceso a los templos o a cualquier tipo de información que tuviera relación con el ámbito religioso, pero hoy por hoy existe plena apertura informativa en este sentido para las mujeres, así como se les reconoce el derecho de congregarse espiritualmente y dedicarse a la vida religiosa así como se amplió la participación en todo tipo de rituales o celebraciones de carácter religioso a las que anteriormente no tenían acceso.

Desde una perspectiva académica y laboral se evidencia un avance en igual medida con respecto a la participación del ramo femenino, en el sentido de que todo trabajo puede ser desempeñado actualmente tanto por una mujer como por un hombre sin ninguna distinción ni consideración. Todo esto producto de la llamada igualdad de género, que es uno de los postulados defendidos por el feminismo y por principios como la no discriminación por motivos de sexo, que se ha hecho efectiva en el ámbito académico pero con énfasis en la parte laboral.

Como una conclusión de todo lo expuesto con anterioridad, se puede afirmar que el camino a las mujeres se les ha abierto poco apoco, producto de su esfuerzo, perseverancia, lucha y sobre todo talento a la hora de desempeñar cada una de las funciones, actividades y cualquier forma o rol que haya asumido y desempeñado en diferentes puntos de la historia.

Por el esfuerzo y la dedicación de las mujeres mencionadas y todo un grupo que parece casi incontable, hoy por hoy la mujer ha conquistado el mundo poco a poco y las proyecciones que se realizan son completamente favorables a esa equiparación entre ambos secos en donde se reconoce plenamente a una mujer con respecto a un hombre y se le otorgan tantos roles como a su contraparte e incluso pudiendo ser comunes sin ningún tipo de consideración especial basadas en habilidades o capacidades que pudieran estar referidas al tema de la diferenciación de sexos.

Ante eta situación solo queda hacerle homenaje a esa institución femenina que por tantos amos ha luchado por alcanzar aquello que ya hoy definitivamente se le ha adjudicado. Y qué mejor manera de hacerlo que incorporando a tu colección una obra de arte, un cuadro decorativo con la imagen de una mujer que es nada más y nada menos africana, con aquellas cualidades beneficiosas que se mencionaron al inicio, para recordar todas as hazañas y conmemorarlas desde la comodidad de nuestro hogar.

Todas estas maravillas estarán acumuladas en 70 por 160 cm de fortaleza, amor, sutileza, perseverancia, fertilidad y delicadeza pura, característica de una mujer y que ahora también podrán formar parte de cualquier espacio de tu preferencia en donde se colocará la presente obra de arte.

No lo pienses más, no pierdas más tiempo y compra ya mismo uno de estos cuadros de mujeres africanas, en donde ser mujer va mucho más allá y se vuelve un motivo de celebración diario.

Todo esto tan sólo por la compra de este lienzo que quedará a a perfección en cualquier espacio.

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Cuadros Mujeres Africanas 70 x 160 cm

Cuadros Mujeres Africanas 70 x 160 cm

Las mujeres son el símbolo de la fortaleza y la fertilidad que tan necesarias son para la vida cotidiana, en especial en estos tiempo difíciles de hoy. Hazles homenaje a estas figuras en la institución de la mujer con la compra de un cuadro de mujer que además es africana, vale decir lo que era, lo que es y lo que será una persona del sexo femenino.

Desplázate