¡Precio rebajado!
Cuadros Negras Africanas Danzando 80 x 160 cm Ver más grande

Cuadros Negras Africanas Danzando 80 x 160 cm

38,00 € iva incl. 101,00 € iva incl. -62.3762%

Nuevo producto

1020-5605

Entrega en 5-7 dias

El continente más antiguo del mundo, mejor conocido como África, desde que se conformó ha idealizado a las mujeres como un ser superior y de gran importancia en todas sus celebraciones que en su mayoría se celebran con ayuda de bailes y danzas. Si quieres aprender un poco más de esto es momento de que compres uno de los cuadros de negras africanas danzando.

Más detalles

Elija la cantidad:

Tamaño80 x 160 cm
Cantidad de Piezas5 Lienzos
ColoresMarrón - Negro - Beige - Amarillo
Grosor Bastidor2 cm

La mujer fue creada como un complemento del hombre, confeccionada del barro a partir de una costilla del ser humano masculino. Sin embargo, desde el principio del tiempo tal y como lo relata la biblia, a la mujer se le dio cierta preeminencia en lo que respecta al hogar, a las costumbres y a muchas cosas en la que se constituye como protagonista y reina.

La mujer tuvo la capacidad de persuadir a su pareja en aquel entonces para que comiera de un fruto prohibido y fue precisamente un ser de este seco quien Dios mencionó que le aplastaría la cabeza a la serpiente así como toda su generación porque ésta se arrastraría por siempre, haciendo alusión a María y a su hijo Jesús, como símbolos de la redención del mundo ante el pecado.

Una mujer siempre ha tenido y continuará teniendo la habilidad de obtener lo que desea a partir de una mirada, de una palabra e inclusive de un solo gesto por sus grandes dones y talentos para encantar a quien sea con muy poco esfuerzo.

Son consideradas las bases de las sociedades ya que a partir de ellas es que nacen las familias que se conforman como la base o el núcleo de las mismas. Es gracias a ellas y a su biología que el mundo continuará poblándose y la raza humana no tendrá fin por causa humana o terrenal. Y todo gracias al don que Dios les regaló de procrear, de llevar en su vientre a un nuevo ser que nacerá vivo y que crecerá, se desarrollará convirtiéndose en un hombre que luego continuará con el ciclo que no tiene fin y que es el que pobló y continuará poblando la tierra.

Por tal motivo la mujer es un símbolo universal de poder, de belleza, de vida y de muchas otras cosas por las que son respetadas e incluso veneradas en todo el planeta tierra desde el principio de los tiempos hasta la actualidad.

Esta premisa se aplica también en el continente africano sin excepción, en donde las mujeres son los centros de numerosos rituales que tienen una importancia trascendental en la vida de cualquier persona que haya nacido en África o que viva allá bajo la acogida de cualquier etnia o país de la región, puesto que es en todo el continente en donde se venera a la mujer como una figura de deidad que viene a este mundo para cumplir sus funciones y ser alabada por ello.

Es así como podemos observar por ejemplo leyendas de la creación del mundo de acuerdo a la cultura africana, en donde la mujer toma un papel protagónico. Tal es el caso de la mujer virgen llamada Ekao, que cayó del cielo en las tierras de África y al tocar la tierra tuvo un hijo, ese hijo se casó con una mujer y así se dio origen a la raza humana nada más y nada menos que en tierras africanas. Sin embargo señalaba que las primeras mujeres eran estériles, es decir no podían concebir, de modo que un Dios supremo les entregó una figura hecha de arcilla y les exhortó que la pusieran en un recipiente durante nueve meses, y le colocara leche dos veces al día, una en la mañana y otra en la tarde, cumpliendo a cabalidad todo aquello que se le había indicado. La mujer fue obediente ante este llamado y por ultimo siguió la instrucción que señalaba que sacara de la olla la figura al transcurrir los nueve meses y cuando esta ya tuviera brazos, piernas y pies formados. Cuando todo se había cumplido la mujer sacó aquel envase nada más y nada menos que un bebé, y continuó haciéndolo hasta que poco a poco se fue poblando la tierra.

Como bien se puede apreciar, esa leyenda es un símil de lo que un embarazo implica, contada desde la cultura africana, y en donde se exalta nada más y nada menos que la labor de una mujer que fue la encargada de dar vida al planeta tierra hasta sus confines con ayuda e instrucción de un Dios misterioso cuyo sexo se desconoce.

El fuego es un descubrimiento o invención que cambió por completo el mundo y la vida del hombre una vez que se encontró. Es un hallazgo que divide la historia en dos períodos, debido a lo trascendental y a todo el provecho que la raza humana le sacó a este elemento natural. De acuerdo a la cultura africana fue una mujer la encargada y la responsable de lograr esta hazaña que cambió para siempre la vida del hombre en la tierra por la gran utilidad que se le dio en la cotidianidad.

Asimismo existen muchas frases que se han popularizado en torno a la figura de la mujer y de su significado en la sociedad, que para este caso específico es la africana, de acuerdo a muchas de sus etnias o países conformantes. Es así como se encuentra la frase que dice que engendrar a una mujer es engendrar a un hombre, proveniente del sur de áfrica o quizás los gikuyú de Kenya, que reza que al bebé que se le niegue el pecho de su madre nunca estará lleno, en señal de que sólo el alimento que una madre puede proporcionarle a un hijo es suficiente sustento tanto físico como espiritual del mismo y todo porque es el ser que le dio la vida y además es quien lo conoce más que nadie en el mundo.

En África oriental, específicamente los swahili, le dan un valor preponderante a la madre biológica, la que engendra o aquella que concibe, a través de la frase la madre de paso no es una madre real, haciendo énfasis en la importancia que una madre natural tiene para la vida y desarrollo sano y pleno de un ser humano.

Ahora trasladándose a Uganda, se dice por esas calles que las mujeres no tienen jefe, haciendo alusión al liberalismo y a toda la fortaleza y potestad que tiene una mujer de hacer todo lo que a su mente se le ocurra sin ningún tipo de atadura, remordimiento o sujeción. Es una tierra en donde las mujeres son plenas y sobre todo autónomas, de manera que cada una realiza y logra todo lo que se propone de manera exitosa y sin mayor demora.

En estas mismas tierras existen muchas etnias que poseen rituales en los que la figura central es una mujer y que han formado parte de sus celebraciones desde hace miles de años atrás y permanecen íntegras en la actualidad. Tal es el caso de los rituales en los que se pone a prueba la fortaleza de la mujer, colocándole una serie de pruebas físicas y mentales a as mismas para que sean ellas quienes las resuelvan haciendo uso de todos sus recursos.

También se encuentran todos los rituales de matrimonio o rituales de emparejamiento, en la cual se honra a la mujer a través de distintas manifestaciones para que ésta comience a formar parte de la comunidad conyugal de la mejor manera posible. En ellos las mujeres danzan y danzan en cuerpo y alma hasta saciarse y que sus pies no puedan más, tan sólo para alcanzar un máximo placer.

Los rituales africanos en los que la mujer toma un papel principal son conocidos principalmente por sus hermosos y llamativos bailes, quienes al son de tamboras y todo tipo de instrumentos tradicionales con ruidos muy rústicos, deslumbran a quien las observe ejercitando y poniendo en movimiento cada parte de su cuerpo, guiada por su alma y por el compás que le tocan.

Es un movimiento que resulta hipnotizador y que para muchos es una maravilla cultural digna de admirar y de transmitir a todas las personas posibles en el mundo.

Es por esto que se ha captado uno de los rituales, en específico el baile que una bella mujer africana realiza y que es capaz de enamorar a cualquier persona que lo observe.

Es momento de que te dejes enamorar tanto de una mujer africana, como de todas las manifestaciones culturales que este viejo continente tiene para ofrecer, y qué mejor manera que disfrutarlas a través de una buena obra de arte que hará que tus espacios alcancen otro nivel mucho más elevado.

No lo dudes más y compra ya mismo sin el mayor de los esfuerzos uno de los cuadros de 80 por 160 cm en los que la belleza de una mujer queda de manifiesto ejecutando una actividad tan noble y llamativa como el baile, basado en sus culturas y tradiciones que de seguro te deslumbrarán a ti y a toda las personas que invites para que disfruten de esta pieza de arte sin precedente.

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Cuadros Negras Africanas Danzando 80 x 160 cm

Cuadros Negras Africanas Danzando 80 x 160 cm

El continente más antiguo del mundo, mejor conocido como África, desde que se conformó ha idealizado a las mujeres como un ser superior y de gran importancia en todas sus celebraciones que en su mayoría se celebran con ayuda de bailes y danzas. Si quieres aprender un poco más de esto es momento de que compres uno de los cuadros de negras africanas danzando.

Desplázate